viernes, 11 de noviembre de 2011

Alimentación. A tener en cuenta.

Estoy con un paquete de alubias en las manos cuando me saluda un conocido. ¿Que miras?, me dice. A ver de donde vienen, le respondo. Y es que la mayoría de los paquetes que he cogido no son de la península, vienen del otro lado del charco. No pasa nada, ¿ó sí?. Conocemos la normativa del país de origen en cuanto a la producción (transgénicos, abonos artificiales, pesticidas, con que tipo de aguas se han regado,...). Y lo mismo pasa con las de aquí. Existe un etiquetado con información en la bolsa de alubias, hay que leer, saber lo que significa,  lo que la ley permite y no nos enteramos. En general en las etiquetas nos encontramos con:
  • Extracto de levadura: puede ser glutamato monosódico.
  • E621 = Glutamato monosódico.
  • Aromas naturales = pequeña parte de aroma natural y 75% de aroma sintético. Una pequeña trampa legal.
  • Los aromas no son iguales a los aditivos. Los aromas no se someten a pruebas toxicológicas.
  • Según el Colegio Oficial de Farmaceúticos de Madrid, "la evaluación de la seguridad de los aditivos alimentarios, consiste en saber cuales son los efectos tóxicos y cual es el nivel máximo que no produce efectos adversos". Bien, aquí el problema es que consumimos varios productos con los mismos aditivos a lo largo del día, semana, mes, año, pasando con mucho de los valores  máximos. Debemos saber que algunos aditivos pueden causar reacciones alergológicas a aproximadamente un 4,5% de la población.
  • Los fosfatos están relacionados con hiperactividad.
  • Cuando en las etiquetas aparece "grasas vegetales", casi siempre son grasas saturadas (coco, palma,...), que no vienen nada bien a las personas con problemas cardio vasculares. 
  • Lo que le echamos al café para endulzar que no es azúcar (que por lo menos debiera ser integral y no blanco ó refinado). Esta demostrado que el uso a largo plazo de sacarina produce cáncer, estando prohibida en varios países (Francia, Canadá). Del aspartamo, otro edulcorante, se cree que produce problemas neurológicos y degenerativos graves. Como sustituto natural de azúcar se puede utilizar la estevia.
Otro tipo de alimentación tiene los siguientes inconvenientes:
  • Mucha gente consume pan de media cocción, esto es una tontería, excepto para el panadero, que ahorra energía. En el de media cocción, normalmente no fermenta toda la levadura, con lo que después tenemos la clásica hinchazón de panza, alimentamos los hongos como cándidas, etc.               Anginas rojas o blancas producidas por el pan (gérmenes de 2ª fermentación a 18ºC.).
  • Un motivo importante de los problemas que produce la leche, es debido a la homogeneización de esta. Es un proceso por el cual se hace pasar la leche pulverizada a presión por unas boquillas estrechas, que hacen que se reduzcan los glóbulos de grasa. Y aquí surge el problema, ahora son de tan pequeño diámetro que son capaces de atravesar la barrera intestinal.
  • Las "chuches" son queladores de oligoelementos, este es solo uno de los muchos problemas que traen. Y sus azucares refinados acidifican el organismo.
  • El azúcar blanco (refinado) no tiene ninguna vitamina, ni minerales, ni fibra, y además exige un trabajo muy rápido al páncreas. Produce una energía que se "quema" muy rápidamente. 
Y así se podría seguir con una larga lista de productos alimentarios, pero ¿somos conscientes de lo que nos metemos entre pecho y espalda y como nos afecta?. Me pone de "mala leche" cuando viene una ama a consulta diciendo que su hijo es muy movido, que le están haciendo test en el cole,..., y cuando le pregunto que suele comer su hijo para desayunar y otras comidas, me dice que leche con cacao y azúcar, bollería, que toma colas, chuchdrias y un sin fin más de alimentos excitantes.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario