lunes, 28 de noviembre de 2011

Bebidas para rehidratarse (isotónicas)

Ferrata El Caliz. Foto: Jesús E. Mamés
Ayer, domingo, hemos ido a hacer una vía ferrata: El Cáliz, en Ramales de la Victoria. A una horita de casa. Después de estar el sábado encerrado entre cuatro paredes por otro curso, que bien ha venido. A su termino paramos en Ramales para rehidratarnos, una caña con lilmón, je, je.

Ahora mismo, como bebidas más especializadas,  podemos encontrar gran cantidad de bebidas con distintos fines: isotónicas, energetizantes, estimulantes,...Para rehidratarnos después del ejercicio tenemos las llamadas bebidas deportivas, rehidratantes ó isotónicas, es decir, las que tienen las mismas cantidades de sales que las células de la sangre. Pueden ser un poco hipotónicas, pero nunca hipertónicas, pues haríamos que saliera el agua de las células por la presión osmótica. De ahí que en algunas bebidas de estas, recomendemos diluirlas con una mayor cantidad de agua de la expreseda en las indicaciones (en caso de polvos) ó añadirle más agua a las líquidas.

Las bebidas isotónicas se crearon para que la gente no muriese por el cólera, pues con las diarreas perdías tanta agua que morías por deshidratación. Esta bebida también te viene bien en caso de diarreas.

Para la rehidratación no hace falta que lleven carbohidratos, aminoácidos, minerales, vitaminas, pero para la recuperación y darle un saborcillo, sí vienen bien.

Tú puedes hacer una bebida casera, igual de eficaz y mucho más económica. Vamos a verlo:

  • El líquido ideal para hidratarnos es el agua (H2O). 1 litro.
  • Como debemos reponer las sales y minerales perdidos por el sudor, le añadimos una pizca de sal marina y otra de bicarbonato sódico.
  • Con el fin de reponer la energía, le añadimos 1 cuchara grande de miel, que está constituida por glucosa, levulosa y diastasas (amilasas que permiten digerir el almidón y dextrinas. Invertasas que transforman los disacáridos en monosacáridos. Catalasas que descomponen los peróxidos. Peroxidasas. Lipasas...). Estos son monosacáridos que absorvemos vía sangre, no pasan la barrera digestiva, son conducidos al hígado, que lanzará a sangre según sea requeridos. No hay gasto energético en su digestión. 
    • En la composición de la miel hay: 
      • calcio, sodio, potasio, magnesio, hierro, cloro, fósforo, azufre, yodo, estaño, zinc, manganeso, silicio, aluminio, boro, cromo, cobre, litio, níquel, plomo, titanio, osmio.
      • Ácidos orgánicos: málico, vinico, cítrico, láctico, oxálico. 
      •  Vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6, C.
  •  Para darle sabor, aportar vitaminas y minerales, le añadimos un zumo, normalmente el de 1 ó 2 limones.                                                                                                                                       Tiene propiedades antioxidantes (Vit C. Flavonoides como rutina, Hesperidina, naringenina, luteína, betacarotenos. Ácidos cafeico, ferúlico.), que previenen los radicales libres, producidos en este caso por el ejercicio. La Vit C junto con la rutina y hesperidina, mejora la elasticidad de las paredes,  evitando derrames en venas y capilares.
    • En un zumo de limón hay:
      • Potasio, calcio, fósforo, magnesio.
      • Vit C, Vit B3, Vit B6, Vit B9 ó ácido fólico. 
En resumen:
1 litro de agua.
1 pizca de sal.
1 pizca de bicarbonato sódico.
1 cucharada de miel ó dos de azúcar.
El zumo de 1 ó 2 limones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario