lunes, 7 de enero de 2013

Efectos almohadilla eléctrica

No hay un mes sin que algún cliente no me pregunte por la almohadilla eléctrica. El que ya la está utilizando pregunta ¿me viene bien ponerme una almohadilla eléctrica?, el que esta pensando en utilizarla: ¿me vendría bien ....?.

La respuesta en ambos casos es sí. Ahora bien, hay que usarla adecuadamente y tampoco es que los efectos sean maravillosos.

Usar adecuadamente la almohadilla eléctrica. Me pregunto siempre como es posible el mal uso que le dan, si únicamente hay que leer las instrucciones y respetarlas. He llegado a la conclusión de que casi nadie lee las instrucciones. debemos utilizarla alrededor de 20 o 30 minutos, no más tiempo. Y lo podemos repetir varias veces a lo largo del día. Siempre dejando que transcurra un tiempo, hora y media, dos horas entre uso y uso.

En cuanto a los efectos, son mucho peores que una lámpara infrarroja y mejores que los saquitos de semillas o bolsas con gel para calentar en el microondas. La onda de las lamparas infrarrojas penetra más en el tejido llegando al músculo, lo que no hace la almohadilla eléctrica. Y la desventaja de los saquitos o bolsas de gel es que van perdiendo el calor poco a poco, mientras que durante la puesta de la almohadilla la temperatura es contante y mantenida.

El calor por si mismo produce analgesia, disminución del dolor. Aquí lo que sucede es que se envía al cerebro una información de bienestar que puede interrumpir la sensación de dolor. Este calor producido por la almohadilla eléctrica lo que produce es una "llamada a la sangre". La zona en la que es colocada la almohadilla se queda roja por la sangre que ha llegado. Es decir, hemos aumentado el riego sanguíneo a la zona.

 Esta sangre que llega, viene con oxigeno, nutrientes celulares, con hormonas, sustancias antiinflamatorias y anti dolor que el cuerpo produce para aliviar esas molestias que tenemos. Al mismo tiempo, arrastra los deshechos celulares que producen dolor por ellos mismos, drena, limpia la zona. Esto ultimo es lo importante del uso de la almohadilla.

Si usamos la almohadilla eléctrica más tiempo del indicado, conseguimos el efecto contrario, digamos que estancamos, que hacemos permanecer más tiempo la sangre en la zona, manteniendo en ella de nuevo los deshechos, tóxicos y detritus celulares, produciendo de nuevo dolor. Por eso es importante no usarla más de 30 minutos. Algún cliente me ha dicho que la tenia dos horas, e incluso alguno ha llegado a dormir con ella puesta toda la noche.

Leer las instrucciones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario