lunes, 23 de abril de 2012

Oración. Se recibe en función de lo que se da.

Estoy preparando un curso y mirando "papeles" ha aparecido una oración. En este caso es cristiana, pero sus valores también pertenecen a los demás credos.

Señor, haz de mí un instrumento de Tu paz.
Que allí donde haya odio, ponga yo amor.
Que donde haya ofensa ponga yo perdón.
Que donde haya duda ponga yo fe.
Que donde haya desesperación ponga yo esperanza.
Que donde haya tiniebla ponga yo esperanza.
Que donde haya tristeza ponga yo alegría.

Oh Divino Maestro que no me empeñe tanto
en ser consolado como en consolar,
en ser comprendido como en comprender,
en ser amado como en amar.

Pues dando, recibimos.
Olvidando se encuentra.
Perdonando somos perdonados y
muriendo, nacemos
a la Vida Eterna.

                             San Francisco de Asís


¿Que estamos haciendo cuando recitamos estas frases (en voz alta o mentalmente)?.
En este caso se da una unión entre el Cielo y la Tierra a través del Ser Humano Iluminado (Trilogía: Padre - Hijo - Espíritu Santo. Positivo - Centrado- Negativo. Universo - Ser Humano - Tierra,...).
Se pide a Dios (Ala, Buda, Universo, Observador, ...), o mejor dicho, Le comunicamos que hemos elegido actuar, vivir, realizar unos hechos, de una determinada manera, y Le solicitamos que nos ayude.

No hay comentarios:

Publicar un comentario